‘Secador espacial’ utiliza ondas de choque para regenerar células cardíacas después de cirugía

Investigadores y cirujanos de la Clínica Universitaria de Cirugía Cardíaca en Innsbruck, Austria, han desarrollado y probado un nuevo dispositivo de ondas de choque que promete mejorar la función del corazón después de una cirugía de bypass. Este avance combina la cirugía de bypass con la terapia de ondas de choque, demostrando su capacidad para regenerar el tejido cardíaco y mejorar la función de bombeo del corazón en los pacientes.

El ensayo clínico ha demostrado que la terapia de ondas de choque puede mejorar de manera significativa y duradera el músculo cardíaco. Según Michael Grimm, director de la Clínica Universitaria de Cirugía Cardíaca en Innsbruck, «por primera vez es posible mejorar sustancialmente y de forma persistente el músculo cardíaco». Este dispositivo, apodado “secador de pelo espacial” por la BBC, se espera que sea lanzado en 2025, tras la realización de ensayos a gran escala.

La enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte a nivel mundial, con millones de personas sufriendo de debilidad crónica del músculo cardíaco, lo que afecta gravemente su calidad de vida. La cirugía de bypass se realiza para tratar arterias severamente bloqueadas, creando un nuevo camino para que la sangre llegue al músculo cardíaco mediante el uso de una arteria sana de otra parte del cuerpo. Aunque este procedimiento mantiene el corazón funcionando, no necesariamente lo fortalece.

La terapia de ondas de choque consiste en la aplicación de suaves ondas sonoras para estimular los músculos cardíacos. Los investigadores creen que administrar estas ondas durante la cirugía de bypass puede activar células cardíacas inactivas y fomentar el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos. En el estudio clínico, los cirujanos aplicaron estas ondas poco después de la cirugía de bypass en 63 pacientes en Austria, lo que tomó unos diez minutos.

Los pacientes que recibieron la terapia de ondas de choque experimentaron una mejora significativa en la función de bombeo de su corazón, pudiendo caminar más, con una mejor calidad de vida y un mayor bombeo de sangre oxigenada. Un año después, este grupo mostró un aumento del 11,3% en la capacidad de bombeo del corazón. Johaness Holfeld, gerente del proyecto, destacó que “cada mejora de cinco puntos porcentuales en el rendimiento de bombeo reduce significativamente las readmisiones hospitalarias y extiende la esperanza de vida. Nuestro método ha mostrado una mejora promedio de casi doce puntos porcentuales. Esto es espectacular”.

Aunque la terapia de ondas de choque no es nueva y ya se utiliza para tratar diversas condiciones, su aplicación en la mejora de la función cardíaca es revolucionaria. Se espera que los reguladores europeos aprueben el uso de este dispositivo para finales del año, lo que allanará el camino para su uso fuera de los ensayos clínicos en 2025.

Fuente

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.