NASA y SpaceX subestimaron los riesgos del reingreso de la basura espacial

Desde principios de año, propietarios de tierras han encontrado varios fragmentos de basura espacial provenientes de misiones de apoyo a la Estación Espacial Internacional. Los ingenieros no esperaban que estos restos sobrevivieran la reentrada en la atmósfera y llegaran a la superficie terrestre.

Estos incidentes subrayan la necesidad urgente de investigar qué ocurre cuando una nave espacial realiza una reentrada no controlada en la atmósfera. Ingenieros de la Corporación Aeroespacial, un centro de investigación en El Segundo, California, destacan que se está lanzando más material al espacio que nunca y esta tendencia continuará con el despliegue de más constelaciones de satélites y cohetes más pesados.

Marlon Sorge, director ejecutivo del Centro de Estudios de Órbita y Desechos de Reentrada de Aerospace, señaló: «Es necesario realizar más trabajos para entender este proceso y estar preparados para acomodar nuevos materiales y enfoques operativos».

Idealmente, un satélite o cuerpo de cohete al final de su vida útil podría ser guiado para una reentrada controlada sobre una parte remota del océano. Sin embargo, esto a menudo es prohibitivo debido al costo adicional de llevar combustible para las maniobras de desorbitación.

En marzo, un fragmento de una batería desechada de la estación espacial perforó el techo de una casa en Florida, un raro caso de daño a propiedad terrestre por basura espacial. En mayo, un fragmento de 40 kilos de una nave espacial Dragon de SpaceX cayó en una propiedad en Carolina del Norte. Otro fragmento más pequeño del mismo lanzamiento fue encontrado en una localidad cercana.

Estos eventos siguieron al hallazgo en abril de otro fragmento de 40 kilos de una cápsula Dragon en una granja en Saskatchewan, Canadá. NASA y SpaceX determinaron que el fragmento cayó en febrero y SpaceX recogió los restos en junio.

Restos de una nave Dragon también cayeron en Colorado el año pasado y un agricultor en Australia encontró desechos de una cápsula Dragon en 2022. Desde el comienzo de la era espacial, restos de satélites y cohetes han caído en la Tierra, incluyendo tanques metálicos de combustible que han sobrevivido la reentrada.

Cada vez más cohetes y satélites se construyen con materiales más ligeros, como compuestos. Ingenieros todavía están aprendiendo cómo reaccionan estos compuestos a las extremas condiciones de reentrada, que implican calentamiento a varios miles de grados y fuerzas aerodinámicas que pueden destrozar una nave espacial.

Greg Henning, gerente de la sección de desechos y eliminación dentro del departamento de conciencia situacional espacial de Aerospace, explicó que la manera en que se ensamblan los compuestos, incluyendo su geometría y tipo de tejido, puede influir en su comportamiento durante la reentrada.

La orientación de una nave espacial durante su caída en la atmósfera también puede afectar su supervivencia. «¿Está dando vueltas? ¿Reentra en una configuración estable? Hay muchos factores que influyen en lo que realmente sucede durante una reentrada,» comentó Henning.

Los restos encontrados de varias naves Dragon provienen del tronco de la nave, una estructura no presurizada que se desprende antes de la maniobra de desorbitación. Este tronco permanece en órbita durante varias semanas o meses hasta que la resistencia atmosférica lo trae de vuelta de manera descontrolada.

SpaceX y NASA no esperaban que ningún material del tronco de la Dragon sobreviviera la reentrada. NASA declaró que la información recuperada de los restos proporciona una oportunidad para mejorar los modelos de desechos y que seguirán explorando soluciones adicionales basándose en estos hallazgos.

Aunque la Tierra es grande y la mayoría está cubierta por agua, y a pesar de que los riesgos de que un objeto golpee una estructura o persona son bajos, la creciente cantidad de satélites en el espacio aumentará esos riesgos si no se implementan medidas de mitigación.

Fuente

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.