Rinocerontes activarán alarmas nucleares con sus cuernos radioactivos si son cazados furtivamente

En un esfuerzo pionero para combatir la caza furtiva, científicos en Sudáfrica están inyectando isótopos radiactivos no tóxicos en los cuernos de rinocerontes vivos. Esta innovadora estrategia busca hacer los cuernos inadecuados para el consumo humano y facilitar su rastreo en las fronteras internacionales.

Según un comunicado de prensa de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, esta iniciativa marca un paso significativo en la conservación de la fauna. La Unidad de Radiación y Física de la Salud (RHPU) de la universidad lanzó el Proyecto Rhisotope, un esfuerzo desarrollado durante varios años. Diseñado como una medida contra los cazadores furtivos que recolectan ilegalmente cuernos de rinoceronte para la medicina alternativa y artículos de lujo, este proyecto promete disuadir el contrabando y salvar innumerables rinocerontes.

Como parte del programa, se inyectan dosis bajas de radioisótopos en los cuernos de 20 rinocerontes sedados. Estos animales serán monitoreados de cerca durante los próximos seis meses para evaluar su salud y la efectividad de los isótopos. Si la prueba resulta exitosa, se planea extender esta técnica a otras especies en peligro, como elefantes y pangolines, así como a diversas especies vegetales.

Un investigador explicó a la AFP que consumir productos hechos con los cuernos los hará «esencialmente venenosos para el consumo humano». Sin embargo, el objetivo principal es detectar intentos de contrabando antes de que los cuernos salgan del país. Muchos aeropuertos y puertos importantes, incluidos los de Sudáfrica, ya disponen de equipos para detectar materiales radiactivos, originalmente destinados a prevenir amenazas nucleares. Esta tecnología puede ahora usarse para identificar cuernos de rinoceronte de contrabando, lo que permitirá una rápida acción policial.

Uno de los aspectos críticos del Proyecto Rhisotope es garantizar la seguridad y el bienestar de los animales involucrados. El profesor James Larkin, líder del proyecto, afirmó que cada inserción fue monitoreada de cerca por veterinarios expertos, y se tomó extremo cuidado para evitar cualquier daño a los animales. Larkin subrayó que se realizaron investigaciones y pruebas exhaustivas para garantizar que los radioisótopos insertados no representen riesgos para la salud de los rinocerontes ni de sus cuidadores.

Según Larkin, «cada 20 horas en Sudáfrica, un rinoceronte muere por su cuerno». Estos cuernos cazados ilegalmente se trafican por todo el mundo y se utilizan en medicinas tradicionales o como símbolos de estatus. Esto ha llevado a que los cuernos de rinoceronte sean la mercancía falsa más valiosa en el comercio del mercado negro, superando incluso al oro, platino, diamantes y cocaína.

A pesar de una disminución del 11% en la caza furtiva de rinocerontes en Sudáfrica en 2023, con 499 rinocerontes muertos en comparación con 2022, la amenaza sigue siendo significativa. Actualmente, quedan aproximadamente 16,800 rinocerontes blancos y 6,500 rinocerontes negros en todo el mundo. Sudáfrica alberga alrededor del 80% de los rinocerontes blancos del mundo y aproximadamente el 30% de los rinocerontes negros, lo que convierte al país en un campo de batalla crucial en la lucha contra la caza furtiva.

El comercio ilegal de cuernos de rinoceronte es impulsado principalmente por la alta demanda en algunos países asiáticos, donde se cree que los cuernos tienen propiedades medicinales, aunque no existe evidencia científica que lo respalde. En algún momento, los cuernos de rinoceronte eran más caros que la cocaína en Vietnam, creando un enorme mercado negro.

Los cazadores furtivos suelen matar a los rinocerontes para recolectar sus cuernos, aunque los cuernos pueden volver a crecer si se extraen correctamente. En respuesta, se han implementado varias iniciativas de conservación, incluyendo la reubicación de rinocerontes a áreas más seguras y la remoción de sus cuernos para disuadir a los cazadores furtivos.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 exacerbó la situación, ya que la reducción de fondos llevó a una escasez de seguridad en las áreas de conservación de África, permitiendo un aumento de las actividades de caza furtiva y poniendo a las poblaciones de rinocerontes en mayor riesgo.

Los esfuerzos internacionales para abordar la caza furtiva de rinocerontes también han visto éxitos recientes. A principios de este mes, las autoridades en Indonesia arrestaron a seis sospechosos involucrados en una red de caza furtiva acusada de usar armas de fuego caseras para matar a más de dos docenas de rinocerontes de Java en peligro crítico desde 2018. En un caso separado el año pasado, un hombre malasio conocido como el «Padrino», que vendió numerosos cuernos de rinoceronte negro y blanco a una fuente encubierta, fue sentenciado a un año y medio de prisión en Estados Unidos.

Fuente

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.